Tratamiento de Fracturas

TRATAMIENTO DE FRACTURAS, FRACTURAS-LUXACIONES Y LUXACIONES ARTICULARES
(LESIONES QUE TIENEN DAÑO ARTICULAR)

El objetivo del tratamiento de la luxación es la colocación del hueso que se ha salido de su sitio habitual, mediante las maniobras de sentido contrario a la fuerza que ha originado la dislocación. El traumatismo original puede provocar una fractura más o menos importante que puede requerir una estabilización con agujas o una intervención para intenta rque el hueso no se vuelva a salir.
En el caso de que exista una fractura asociada (fractura – luxación) o que exista únicamente una fractura que llegue a la articulación será necesaria la restauración, en la medida de lo posible, de la forma normal de los huesos con la fijación de las fracturas mediante placas, tornillos, clavos, agujas, varillas metálicas o fijadores externos, en la fijación de los dos huesos que integran la articulación (con la consiguiente pérdida de movilidad) o en la sustitución total o parcial de la articulación por una artificial llamada prótesis.
La intervención puede realizarse sin anestesia, con anestesia local, o con anestesia general, dependiendo de circunstancias como el tipo de articulación, tiempo transcurrido desde el accidente, edad, tipo de lesión, interposición de algún tejido entre los dos huesos y de la calidad del hueso
El servicio de Anestesia estudiará sus características personales, informándole en su caso de cual es la más adecuada.

Dependiendo del tipo de lesión, de sus características o del procedimiento a realizar, puede requerir la administración de medicación oportuna para reducir la incidencia de aparición de trombosis en las venas o de infección.

CONSECUENCIAS SEGURAS

  1. Según el tipo de fractura puede requerir transfusiones sanguíneas. El Servicio de Hematología le informará de los riesgos de las misma.
  2. Después de la intervención presentará molestias en la zona de la herida, debidas a la cirugía o a la adaptación de los músculos de la zona. Estas molestias pueden prolongarse durante algunas semanas, meses, o hacerse continuas.
  3. Generalmente se colocará algún tipo de inmovilización durante un cierto periodo de tiempo. También puede precisar reposo en cama algún día o bien caminar sin apoyar dicha pierna. Recibirá instrucciones sobre los movimientos a realizar o evitar y como utilizar las muletas en el caso de que las precise.
  4. La fuerza muscular se recupera parcialmente cuando el dolor desaparece. La movilidad de la articulación suele mejorar con el tiempo, dependiendo de la realización correcta y continua de los ejercicios de rehabilitación, de la voluntad que ponga y de su naturaleza en la producción de cicatrices.
  5. En el caso de necesitar la fijación de la articulación perderá el juego de la misma. Si se coloca una prótesis se precisaextirpar parte del hueso de la articulación, pudiendo tener como consecuencia el alargamiento o el acortamiento delmiembro intervenido.
  6. Puede ser necesaria una segunda operación para extraer el material metálico colocado, una vez que ha cumplido sumisión.
  7. La prótesis se desgasta o se afloja con el tiempo y puede requerir otra intervención (más frecuente en los pacientes más jóvenes o los más activos).