Limpieza Quirúrgica Articular

El objetivo del tratamiento de la limpieza articular es la retirada o remoción de todo el hueso sobrante que ha crecido de manera irregular debido al proceso de la artrosis o desgaste articular en la articulación comprometida.
Comprende también la retirada o remoción de la membrana sinovial que es el tejido que recubre a la articulación y que se encuentra muy inflamado provocando dolor, esta remoción puede ser parcial o total.
En el caso de que existan cuerpos libres dentro de la articulación, que pueden ser óseos, cartilaginosos o mixtos estos serán retirados.
La superficie de cobertura de la articulación que está compuesta por cartílago hialino puede ser inspeccionada y en caso de que se encuentren lesiones en su estructura, estas serán tratadas de manera apropiada con las varias técnicas disponibles (radiofrecuencia, afeitado, escarificación, perforaciones, etc.).
La intervención puede realizarse con anestesia local, o con anestesia general, dependiendo decircunstancias como el tipo de articulación, tiempo transcurrido desde el inicio de los síntomas, edad, tipo de lesión.
El servicio de Anestesia estudiará sus características personales, informándole en su caso de cual es la más adecuada.

Dependiendo del tipo de lesión, de sus características o del procedimiento a realizar, puede requerir la administración de medicación oportuna para reducir la incidencia de aparición de trombosis en las venas o de infección.

CONSECUENCIAS SEGURAS

  • Según el tipo de lesión puede requerir transfusiones sanguíneas. El Servicio de Hematología le informará de los riesgos de las mismas.
  • Después de la intervención presentará molestias en la zona de la herida, debidas a la cirugía o a la adaptación de los músculos de la zona. Estas molestias pueden prolongarse durante algunas semanas, meses, o hacerse continuas.
  • Durante unos días precisará reposo con el miembro intervenido en alto.
  • Recibirá instrucciones sobre los movimientos a realizar o evitar y como utilizar las muletas en el caso de que las precise.
  • La fuerza muscular se recupera parcialmente cuando el dolor desaparece. La movilidad de la articulación suele mejorar con el tiempo, dependiendo de la realización correcta y continua de los ejercicios de rehabilitación, de la voluntad que ponga y de su naturaleza en la producción de cicatrices.
  • Es posible que a futuro necesite otra cirugía en caso de que su articulación continúe dolorosa y dependiendo de las condiciones de su articulación la cirugía puede ser una nueva limpieza quirúrgica, la colocación de una prótesis o la fusión de esta articulación.