Factores de Crecimiento

Los factores de crecimiento Autólogos – AGF son un concentrado de plaquetas procesado a partir de una muestra de su propia sangre. El AGF acelera y mejora el proceso de cicatrización y de regeneración de los tejidos con los cuales entra en contacto, ya que tiene una alta concentración de factores de crecimiento que son moléculas presentes normalmente en la sangre.

El proceso se inicia con la toma de 90 a 120 cc de su sangre en el laboratorio hasta 24 horas antes del procedimiento. Esta muestra es procesada en el Laboratorio del INSTITUTO DE ORTOPEDIA Y TRAUMATOLOGIA y el AGF es llevado al lugar de su cirugía para su aplicación.

Al ser tomado a partir de su propia sangre, la aplicación del AGF es un procedimiento seguro. No existe riesgo de transmisión de enfermedades virales o bacterianas así como ninguna posibilidad de rechazo inmunológico. El proceso de concentración plaquetaria es llevado a cabo bajo estrictas normas de bioseguridad y bajo los más altos estándares de calidad, reduciendo al mínimo el riesgo de contaminación de la muestra.

Al ser un procedimiento similar a una autotransfusión, las posibilidades de complicación son mínimas y hasta el momento no han sido reportadas complicaciones relacionadas con este procedimiento.

El proceso de aplicación de factores de crecimiento autólogos es parte del protocolo de tratamiento que su médico tratante ha recomendado. A pesar de que su utilización no es absolutamente necesaria, es recomendable porque representa un beneficio adicional.